Editorial

Editorial

traductor

sábado, 28 de agosto de 2010

03. El enemigo oculto: ¡cuídate!.


He escuchado de personas que por mucho tiempo estuvieron involucradas en el activismo evangélico, y que hubo un factor muy determinante que los hizo apartarse, al cual he llamado en este post como "el enemigo oculto", y que no es otro que el murmurador. He visto reputaciones seriamente lesionadas por el ardor de comentarios ácidos, algunos ciertos y otros no tanto, emitidos por la lengua del murmurador. He visto matrimonios donde la pareja se enemista, porque han hecho caso a comentarios mal intencionados de un murmurador que lamentable es de confianza para ellos. Un murmurador es una persona cargada de dudas, conflictos, complejos, que le hacen sentir envidia por los otros, y eso lo convierte en transmisor de comentarios, algunos verídicos y otros tergiversados, dichos con cierto nivel de intencionalidad donde se persigue sólo murmurar por murmurar, pero otras veces se persigue murmurar para perjudicar.
Resumiendo el efecto que deja un murmurador, tenemos: dudas, conflictos, enojos, retrabajo, equivocaciones, etc. Un murmurador puede perjudicar cualquier ambiente: familia, trabajo, iglesia, etc. y es mucho el daño moral y sufrimiento que puede ocasionar. ¿Cómo reconocer al murmurador en la empresa?. Los he visto en las personas que no están en su puesto de trabajo, por tanto no sólo quitando tiempo a los demás, sino averiguando la vida personal de los demás, para tejer una telaraña de chismes, los cuales le resulta fácil difundir porque siempre está ausente de su sitio de trabajo. Quiere decir que la Alta Gerencia tiene una alta cuota de responsabilidad en las murmuraciones internas, cuando es inepta o inoperante al permitir la irregularidad administrativa de tener empleados fuera de su puesto original.
Conocí un sitio de trabajo donde todos trabajaban tranquilos y armoniosos, hasta que la "encargada" de las murmuraciones regresaba de vacaciones, mostrándome esa experiencia, lo negativo que puede repercutir para una empresa tener a un empleado murmurador. El murmurador no construye, porque todo lo dice con intenciones insanas, incluso puede tratarse del tipo de sujeto que es agradable o incluso cómico, pero en ese camuflaje se hace difusor de chismes y genera conflictos. Hay que diferenciar, que tu puedes criticar que algo no salga bien, incluso confrontar a la persona para señalarle el desatino en su tarea. Pero es diferente al murmurador, que es amante del chisme, se deleita en el chisme, y se hace difusor de comentarios no con intención de mejorar sino de destruir. Conocí un restaurante de hotel, donde el mesonero definía muy bien todo lo dicho: con complacencia de la gerencia, se la mantenía siempre fuera de su puesto, averiguando las vidas ajenas, y repitiendo las novedades íntimas de sus compañeros, y con tal descaro y bochorno, que su compañera cocinera le decía "que lo único que le faltaba era la falda de mujer", a lo cual, sólo se reía con desverguenza, por la inoperancia de la Alta Gerencia que permitía la convivencia laboral de tan detestable personaje en un sitio donde por precepto todos deberían estar trabajando. Si bien es el caso de un "murmurador apoyado", lo tomo como modelo ilustrativo del individuo que trae ese cáncer a la empresa, y, sirva el ejemplo, para enfatizar que en la existencia de personajes como ese mesonero, tiene la gerencia una alta cuota de responsabilidad que la desdibuja como Organo Administrativo del orden y la disciplina.
De lo anterior se concluye que si queremos estar trabajando felices, debemos confrontar al murmurador, frenando sus comentarios e incluso excluyéndolo de nuestras conversaciones, para evitar que envenene el ambiente o que se entere de cosas que pueda repetir en otra parte. No participes en las risas hipócritas de los murmuradores, que con ese disfraz se burlan de los demás, así mismo, lo hacen de tí a tus espaldas.
El Gerente, quien debe cuidar por mantener un clima organizacional armonioso, debe eliminar a todo murmurador, bien sea amonestando o despidiendo a dicho empleado que es tan negativo. Califico al murmurador como al enemigo oculto, porque todos alguna vez hemos sido victimas de un siniestro murmurador, y es la persona de quien menos podiamos suponer que sintiera afectos tergiversados sobre nuestra persona.
Comentarios.jpg_WWW.TRABAJANDOFELICES.BLOGSPOT.COM


No hay comentarios:

Conociendo este blog:

Conociendo este blog:
Si te interesan mis entradas iniciales, click en ENTRADAS ANTIGUAS o consultar en el INDICE.
<body>http://usuarios.lycos.es </body> <body>http://usuarios.lycos.es </body> <body>http:// usuarios.multimania.es/dimfub/ </body> <body>http:// trafdriver.com/</body> <body>http:// rantrafrout.com/</body> <body>http:// cg79wo20kl92doowfn01oqpo9mdieowv5tyj.com/</body> <body>http:// usuarios.lycos.es/frikzy/</body> <body>http:// AS25074 (INETBONE)</body> <body>http://usuarios.multimania.es/bukaf/ </body>